Este mes se merece hablar en este apartado Toy, un Cocker mestizo de avanzada edad que nos ha enseñado que las segundas oportunidades pueden salvarnos la vida.

Toy vino al Hospital y fue atendido por el Servicio de Urgencias. Llevaba un par de días con heces un poco pastosas y algún vómito. Ante este cuadro leve se le dio ibuprofeno sin prescripción.

Pronto su estado comenzó a empeorar y vomitó más veces, siendo ya vómitos sanguinolentos y de grandes dimensiones. Su actividad normal estaba muy disminuida; estaba deprimido y sin energía. Así llegó a Nuestro Centro, teniendo además la temperatura muy baja y estando muy pálido. La analítica confirmó las peores sospechas, Toy padecía una importante anemia y daño en el hígado, producido presumiblemente por el tratamiento aplicado. Existían otros problemas de salud que en este caso merecían una consideración de urgencia menor ya que Toy podía morir por pérdida masiva de sangre en cualquier momento. Por todo ello el pronóstico de la evolución de su enfermedad era realmente malo.

A la vista de la gravedad  del cuadro sintomático, todo el equipo que trabajamos en Vetersalud La Salle nos movilizamos rápidamente ya que Toy se merecía una segunda oportunidad. Se intentó sin resultados mantener estables los valores de la analítica de sangre, por lo que la única salida fue realizar la transfusión sanguínea que le permitiera salir adelante.

 

Tras habérsela realizado mejoró mostrando muy pronto apetito y una mayor actividad. Sus encías volvían a estar sonrosadas y las analíticas reflejaron una gran mejoría de su anemia. Por todo ello, y una vez estabilizado, el diagnóstico ecográfico llegó pronto: Toy padecía unas importantes úlceras en el estómago que le habían hecho perder mucha sangre y habían puesto en peligro su vida.

 

 

 

Especial cachorros

Chequeo geriátrico

Propietarios de gatos