En la vivienda tu gato esta protegido de todo entonces ¿para que vacunarlo?

Pese a que el gato está en posición de convertirse en el animal del siglo XXI, su atención veterinaria y sobre todo de vacunación, esta muy por debajo de l de la especie canina.  De hecho, sólo 1 de cada 2 gatos que visitan una consulta veterinaria será vacunado.

Muchos propietarios no entienden la utilidad de una vacuna en gatos que no salen al exterior. Sin embargo hay que saber que un gato puede ser portador desde su infancia de bacterias y virus que ante el menor descenso de las defensas naturales, aprovecha  para multiplicarse.

Además, es importante tener en cuenta que algunos virus resisten bastante tiempo en el medio ambiente y el propietario puede transmitirlo a través por ejemplo de la suela de sus zapatos, nunca olvidemos que nuestra vivienda no es un lugar estéril. Por otra parte,  un gato casero a lo largo de toda su vida se le puede presentar momentos de riesgo como el  coincidir con otro gato de un familiar o un amigo, pasar alguna periodo vacacional en guarderías o residencias o incluso la visita al veterinario.

 

¿Qué puedes hacer?

Un gato  de interior debería estar vacuna contra la panleucopenia, rinotraqueitis, calicivirus, clamidia, y leucemia (pentavalente felina) además de la  rabia que por otra parte  es obligatoria.

Los recordatorios de vacunas son anuales durante toda la vida del gato.

Y recuerda que  EL RIESGO CERO NO EXISTE.

 

 

 

Especial cachorros

Chequeo geriátrico

Propietarios de gatos