El stress en perros que se encuentran en protectoras y albergues, disminuye con el contacto con las personas.

En un estudio se controlaron los niveles de cortisol en la sangre de perros alojados en protectoras , antes y después de mantener contacto con personas. Loa resultados de dicho estudio concluyen que los niveles de cortisol se redujeron tras el contacto con la persona ,pero no cuando los animales estaban solos .

El alojamiento en un refugio de animales es una experiencia estresante para los perros. Este estudio* examinó los efectos de las diferentes formas de interacción humana en las concentraciones circulantes de cortisol y comportamientos relacionados con el estrés de los perros en las 40 horas tras la admisión en un refugio de animales. Se tomaron muestras de sangre antes y después de las sesiones de 30 minutos que se realizaron en una zona aislada en la que los perros recibieron una de tres formas de interacción humana: la exposición a una persona pasiva, caricias o juegos. Los controles se expusieron a la zona aislada solos o permanecieron en el área general del refugio.

Hubo una reducción sustancial y casi uniforme de las concentraciones de cortisol en plasma desde el test previo al posterior en las tres condiciones de interacción humana, pero no en las condiciones de control. La interacción humana también redujo los signos comportamentales de excitación/demanda social (vocalización) y miedo (jadeo). Por último, los niveles de cortisol antes de la prueba podían predecir los niveles de jadeo y otros comportamientos relacionados con el miedo que los perros mostraron durante las pruebas posteriores.

Los resultados sugieren mecanismos prácticos para reducir el estrés y, potencialmente, mejorar el bienestar de los perros en los refugios.

 

 

 

Especial cachorros

Chequeo geriátrico

Propietarios de gatos